La confluencia de un trastorno mental con una adicción a sustancias tóxicas (cannabis, cocaína, alcohol, etc.) es una situación cada vez más frecuente. La patología dual requiere de una intervención especializada, que incluya el abordaje terapéutico de la enfermedad mental, al tiempo que se controla la conducta adictiva.

ASAPME ofrece al paciente un tratamiento integral y adaptado a sus necesidades, a través de un equipo que trabaja de forma coordinada con otros recursos de drogodependencias y salud mental.

Además, se interviene de forma directa con los familiares, ofreciéndoles orientación y apoyo psicológico para afrontar las dificultades de convivencia que este problema puede generar en el entorno de la persona afectada.

Enfermedad mental_abuso de sustancias