Este 2020 se va dejando tras de sí momentos muy duros y situaciones dramáticas que difícilmente hubiéramos podido imaginar unos meses antes.

Pero no todo ha sido malo.

Desde ASAPME hemos conocido nuevas formas de conectar los corazones (vía Zoom), hemos sentido la calidez de las voces a través del teléfono, hemos experimentado que las palabras pueden llevarnos a lugares a los que el virus no puede llegar, hemos dado infinidad de abrazos virtuales, incluso hemos aprendido a dar besos con los ojos.

El 2020 también nos ha demostrado que hay personas fantásticas dispuestas a dar lo mejor de sí mismas, precisamente en los momentos más necesarios.

Todas las personas que formamos ASAPME queremos decirte que en el próximo año 2021 seguiremos dispuestos a dar la cara por la salud mental.

Felices fiestas!!!