Trastorno de la Personalidad por Evitación

Los individuos que presentan este trastorno, se caracterizan por:

  • Experimentar sensaciones de ansiedad excesiva y generalizada, malestar ante las situaciones sociales y las relaciones íntimas, todo ello por miedo a ser evaluados negativamente por los demás, por lo que su patrón de conducta es evitar las relaciones sociales y profesionales a pesar de desearlas.
  • Baja autoestima y del concepto de ineptitud que tienen de ellos mismos. Evitan actividades sociales o laborales que impliquen contactos personales  íntimos por temor a la crítica, reprobación o rechazo ajenos.
  • Cuando se hallan en situaciones sociales o se relacionan con los demás, se sienten ineptos y son tímidos, retraídos y torpes; sus vidas suelen ser muy limitadas puesto que no sólo intentan evitar las relaciones interpersonales, sino que también rehúsan emprender nuevas actividades para evitar la evaluación y la vergüenza y humillación que prevén.

Hay teorías que atribuyen este trastorno al rechazo y la censura de los padres, que a su vez podía estar reforzado por el rechazo de los compañeros, o por experiencias vitales prematuras que conducen a un deseo exagerado de ser aceptado.

Curso y Pronóstico

Si estos sujetos viven en un medio protector, no suelen tener problemas de adaptación aun cuando sus redes sociales sean pobres. Suelen ser inseguros y presentan a lo largo de sus vidas múltiples evitaciones fóbicas.

Epidemiología

Se considera que en mayor o menor grado afecta a un 7% de la población general.

Trastorno de la Personalidad por Dependencia

Se caracteriza por:

  • Sentir una necesidad excesiva de que se preocupen de uno, que ocasiona un comportamiento de sumisión y adhesión y temores de separación.
  • Los individuos que lo padecen tienen dificultades para tomar decisiones cotidianas sin el consejo y el apoyo de los demás, les cuesta asumir responsabilidades con respecto a su vida, se sienten incapaces de mostrar desacuerdo con los demás por miedo a perder su apoyo y no suelen emprender proyectos ni tomar iniciativas.
  • Su deseo de obtener la protección ajena les lleva incluso a realizar tareas desagradables de manera voluntaria.
  • Cuando termina una relación importante con otra persona necesitan otra que haga las funciones de cuidador y utilizan todos los recursos a su alcance para encontrarla. La posibilidad de ser abandonado y carecer de alguien que le cuide constituye el centro de sus preocupaciones.
  • Las personas con trastorno de la personalidad por dependencia confían más en la capacidad de los demás que en la suya propia, lo que les lleva a pedir constantemente opinión y consejo sobre aspectos que sólo les atañen a ellos.
  • Generalmente son personas atentas y amables, y realizan denodados esfuerzos por agradar y por satisfacer las necesidades de quienes son importantes para ellos de modo que anteponen la felicidad de los demás a la suya propia.

Curso y Pronóstico

Este patrón afectivo, cognitivo y comportamental tiene su inicio en comienzo de la edad adulta y permanece estable a lo largo del tiempo comportando malestar subjetivo y perjuicios para el individuo.

Epidemiología

En la población general los porcentajes se sitúan entre el 1,6% y el 6,4%, siendo mayores los índices de prevalencia en mujeres.

Trastorno Obsesivo- Compulsivo de la Personalidad

Las personas afectadas de trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad son:

  • Extremadamente limpias, pulcras, organizadas, puntuales y muy meticulosas y perfeccionistas; lo que en su justa medida puede ser una virtud, estas características llevadas al extremo causan sufrimiento significativo y deterioro en la funcionalidad.
  • Con frecuencia dedican tanta atención a los detalles que terminan olvidando el objetivo de la actividad, la meticulosidad y la rigidez con que realizan sus tareas hace dificultoso el desempeño de la tarea en sí.
  • Su pensamiento está centrado en la idea de «yo debo», marcado por normas estrictas, inflexibilidad, perfeccionismo y rectitud, así como una dedicación excesiva al trabajo y a todo lo que represente una obligación.
  • Estas personas no sólo se preocupan de controlar sus ideas y sus emociones sino que también lo hacen con las ideas y las emociones de los demás. Suelen ser muy reticentes a la hora de delegar tareas o realizar trabajos en grupo salvo cuando tienen la posibilidad de someter a los demás a su modo de hacer las cosas.
  • Generalmente se abstienen de expresar sentimientos de ternura utilizando expresiones impersonales y distantes que no aportan información emocional.
  • Los individuos que presentan este trastorno tienen un repertorio muy limitado de habilidades sociales, carecen de sentido del humor y cualquier acontecimiento que interrumpa su rutina les genera una ansiedad exagerada.

Curso y Pronóstico

El curso es impredecible y muestra una gran variabilidad de unos individuos a otros, en no pocas ocasiones suele ser el inicio de otro trastorno como un cuadro esquizofrénico o un trastorno depresivo.

Epidemiología

Las cifras que arrojan los diferentes estudios oscilan entre el 0,5% y el 55% dependiendo del ámbito de la investigación. Se da con mayor frecuencia en mujeres.

Volver a todos los trastornos de la personalidad